Barra de vídeo

Loading...

miércoles, 30 de marzo de 2016

Cómo detectar los síntomas del mal de Parkinson en los adultos mayores.

¿Cómo detectar el mal de Parkinson?



Hoy vamos a platicar sobre el tema del mal de Parkinson pero la idea no es escribir un tratado sobre la enfermedad ya que para ello hay una enorme cantidad de datos que serían reiterativos y que en realidad no van a aportar nada nuevo.
La finalidad de este artículo es que cada persona, cada familia y cada integrante puedan observar a los adultos mayores que vivan en casa o estén cerca de alguno de ellos.
Como ya se hace costumbre voy a poner párrafos de algunos documentos con la finalidad de que se den una idea del tema y si desean ahondar en él, entonces les recomiendo visitar una de las mejores páginas sobre el tema que encontré en la red. Por desgracia  los datos que aquí se refieren están manejados para personas en USA pero no importa, la idea es que tengan ustedes el panorama general de la enfermedad y tener una guía de síntomas

http://www.parkinson.org/espanol/introduccion

National Parkinson Foundation



¿QUIÉNES SE ENFERMAN DE PARKINSON? 
En los Estados Unidos, más de un millón de personas sufren mal de Parkinson; muchos más que el total de los diagnosticados con esclerosis múltiple, esclerosis lateral amiotrófica (ELA, o mal de Lou Gehrig), distrofia muscular y miastenia grave. El MP afecta a cerca de uno de cada cien estadounidenses mayores de los sesenta años. La edad promedio en que comienza este mal también  es alrededor de los sesenta, y aunque la enfermedad es menos común a menor edad, también puede ocurrir. Es difícil estimar el número exacto de casos entre jóvenes, pero se calcula que del cinco al diez por ciento de todos los casos ocurren antes de los cuarenta años de edad.

 ¿QUÉ ES EL MAL DE PARKINSON? 
El mal de Parkinson es una aflicción neurodegenerativa paulatina que ocurre cuando ciertas células nerviosas (neuronas) de la región cerebral conocida como sustancia negra mueren o degeneran. 
Normalmente esas neuronas producen una sustancia llamada dopamina. La dopamina es el mensajero químico encargado de transmitir señales de la sustancia negra al siguiente “puesto de retransmisión,”, el cuerpo estriado, lo que permite un funcionamiento suave y coordinado de los músculos y el movimiento del organismo.

.¿CUÁL ES LA CAUSA DEL MAL DE PARKINSON? 
La pérdida de las neuronas productoras de dopamina en la sustancia negra hace que las células nerviosas del cuerpo estriado emitan señales fuera de orden, lo que lleva a la incapacidad de controlar el movimiento normalmente. Se ha demostrado en estudios que  el cerebro pierde cerca de 80 por ciento de las células productoras de dopamina en la sustancia negra antes de que se manifiesten los rasgos distintivos del MP. La causa de esta muerte o disfunción celular es desconocida, pero las investigaciones científicas arrojan continuamente importantes hallazgos nuevos

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DEL MP? 
RASGOS DISTINTIVOS: 
· El temblor se presenta en cerca del 70 por ciento de los pacientes. Los pacientes que experimentan temblor en reposo manifiestan un desarrollo más lento y gradual de la enfermedad que los que no lo tienen. El temblor parkinsoniano tiene una apariencia característica, como la acción de “agitar píldoras” entre los dedos índice y pulgar. Normalmente el temblor comienza en una mano, aunque a veces son afectados primero un pie o la mandíbula. Cuando más se nota es cuando la extremidad está en reposo o la persona está bajo tensión. En tres de cada cuatro pacientes el temblor sólo afecta un lado del cuerpo, especialmente en las primeras fases de la enfermedad. El temblor raras veces incapacita, y normalmente desaparece durante el sueño o con movimientos intencionales, tales como extender la mano para dar un saludo o alcanzar el timón.

SÍNTOMAS SECUNDARIOS: 
· micrografía: letra pequeña y apretada; puede ser uno de los primeros indicios 
· reducción del arco de movimiento del brazo; otra manifestación temprana 
· leve arrastre de pie en el lado afectado 
· congelamiento: término con que se describe el fenómeno de “quedarse pegado” en un lugar cuando se intenta iniciar un movimiento 
· hipomimia: reducción de la expresión facial debido a la rigidez de los músculos de la cara 
· disartria: bajo volumen de la voz o habla amortiguada 
· ansiedad: más allá de la respuesta normal a la presión cotidiana 
· depresión anímica suficiente para ameritar tratamiento 
· reducción de los reflejos normales como tragar y parpadear 
· marcado aumento de caspa y seborrea 
· estreñimiento 
· alteraciones del sueño  
Es importante señalar que ningún individuo manifiesta todos los síntomas identificados aquí; la naturaleza del mal de Parkinson, lo mismo que su ritmo de avance, varían inmensamente de una persona a otra. Algunas personas necesitan adaptar su modo de vida a las dificultades que pueda presentarles el MP; por ejemplo, puede tardarse mucho más o requerir mayor concentración para realizar tareas que antes consideraba “automáticas”.

Este es un breve artículo pero que puede ayudar a resolver las primeras dudas que cualquier familia llega a tener cuando de repente empieza a notar un cambio en el comportamiento de nuestros adultos mayores y la página de la organización para ayuda de los enfermos de Parkinson tiene un reporte muy completo sobre el tema.
Espero que esta aportación les sea útil y no dejen de enviarme sus comentarios, dudas o preguntas y darle "me gusta" en el blog y la pagina de Facebook que tenemos exclusivamente para este tema.
Saludos



viernes, 25 de marzo de 2016

La bipolaridad en la tercera edad, como detectarla.


Siguiendo con nuestros artículos ahora se me ha presentado la ocasión para tocar el tema de la bipolaridad en las personas adultas mayores, como afecta en la familia y que hacer para manejarla.

Encontré una pagina donde de manera sencilla y practica nos explican que es y como se puede manejar, voy a copiar los textos y al final les dejo el link donde podrán consultar la información con mas detalle.

http://es.familydoctor.org/familydoctor/es/diseases-conditions/bipolar-disorder.html





¿Qué es el trastorno bipolar?

El trastorno bipolar es una enfermedad mental que provoca cambios extremos en el estado de ánimo. Esta afección también se llama enfermedad maníaco-depresiva o depresión maníaca. Tanto los hombres como las mujeres pueden tener trastorno bipolar. Lo pueden tener personas de todas las edades.

¿Existen diferentes tipos de trastorno bipolar?

Sí. Existen varios tipos distintos de trastorno bipolar. El tipo que usted tenga depende de con qué rapidez pasa de episodios maníacos a la depresión y de nuevo a episodios maníacos, así como de cuán graves son los síntomas

¿Cuáles son algunos de los signos del trastorno bipolar?

En ocasiones, una persona que tiene trastorno bipolar podría sentirse muy feliz, lleno de energía y capaz de hacer cualquier cosa. Es posible que la persona no desee descansar cuando se sienta de esta manera. Esta sensación se llama manía. En otras ocasiones, una persona que tiene trastorno bipolar podría sentirse muy triste y deprimido. Es posible que la persona no desee hacer nada cuando se sienta de esta manera. Esto se llama depresión. Las personas que tienen trastorno bipolar pueden pasar rápidamente de episodios maníacos a la depresión y de nuevo a episodios maníacos.
Otros signos de manía incluyen los siguientes:

Sentirse muy irritable o enojado.
Pensar y hablar tan rápido que otras personas no pueden seguir sus pensamientos.
No dormir nada.
Sentirse muy poderoso e importante.
Tener problemas para concentrarse.
Gastar demasiado dinero.
Abusar del alcohol y de las drogas.
Tener relaciones sexuales sin tener el cuidado de prevenir el embarazo o las enfermedades.

Otros signos de depresión incluyen los siguientes:

No tener interés ni obtener placer por las cosas que usted solía disfrutar, incluidas las relaciones sexuales.
Sentirse triste o atontado.
Llorar con facilidad o por ningún motivo.
Sentirse más lento, o inquieto e irritable.
Sentirse sin valor o culpable.
Cambios en el apetito. Cambios involuntarios en el peso.
Problemas para recordar cosas, concentrarse o tomar decisiones.
Dolores de cabeza, de espalda o problemas digestivos.
Problemas para dormir o querer dormir todo el tiempo.
Sentirse cansado todo el tiempo.
Pensamientos sobre la muerte y el suicidio.

¿Cuál es la causa del trastorno bipolar?

El trastorno bipolar podría ser provocado por un desequilibrio químico en el cerebro. A veces, se transmite de padres a hijos. Si usted tiene un padre que tiene el trastorno bipolar, tiene mayores probabilidades de tenerlo

¿Cómo se trata el trastorno bipolar?

Su médico de familia puede tratar el trastorno bipolar. Es posible que su médico de familia desee que usted consulte a un psiquiatra también. Usted y sus médicos trabajarán juntos para controlar los cambios en el estado de ánimo y asegurarse de que continúe estando bien.
El trastorno bipolar se trata con medicamentos para detener los cambios en el estado de ánimo. Los estabilizadores del estado de ánimo se utilizan para equilibrar los picos de manía y depresión del estado de ánimo. Los medicamentos antidepresivos pueden ayudar a reducir los síntomas de la depresión. Es posible que su médico agregue otros medicamentos a medida que los necesite. Estos medicamentos no empiezan a funcionar de inmediato, pero empezará a notar una diferencia en el estado de ánimo después de algunas semanas. Asegúrese de tomar sus medicamentos exactamente como se lo indique su médico.
La asesoría puede ayudarlo con el estrés, las inquietudes familiares y los problemas de pareja. Es importante obtener asesoría si usted tiene trastorno bipolar.
Algunas personas que tienen trastorno bipolar no desean recibir tratamiento. A menudo, no se dan cuenta de cuánto afecta sus vidas y las vidas de las personas a su alrededor. Además, se sienten muy productivas y poderosas durante la fase maníaca y no están dispuestas a renunciar a esto.

¿Qué puedo hacer para ayudarme a sentirme mejor?

Comparta todos los síntomas, los antecedentes de salud y los antecedentes de salud familiares con su médico. A muchas personas que tienen el trastorno bipolar no se las diagnostica correctamente. Un diagnóstico correcto le brinda las mejores probabilidades de obtener un tratamiento útil.

Lea sobre el trastorno bipolar y coméntele a su familia lo que aprendió. Su médico puede sugerir recursos para ayudarlo a obtener más información.
Tenga una rutina regular. Acuéstese y despiértese a alrededor de la misma hora, todos los días. Coma alimentos que sean buenos para usted y haga ejercicio en horarios regulares.
Tome los medicamentos todos los días y no deje de tomarlos incluso si empieza a sentirse mejor. Es posible que los medicamentos y la terapia tarden en tener un efecto en su vida. Intente ser paciente y concentrarse en sus metas.
Evite la cafeína y los medicamentos de venta libre para los resfriados, las alergias y el dolor. Pregunte a su médico antes de beber alcohol o utilizar cualquier otro medicamento.
Intente evitar el estrés.
Aprenda los signos de advertencia tempranos de la enfermedad. Informe a su médico cuando nota cambios en el estado de ánimo o la conducta.
Únase a un grupo de apoyo. Usted y su familia pueden compartir información y experiencias con el grupo de apoyo

Ahora bien, ya vimos el problema de forma general pero el tema que nos ocupa a nosotros es el de las personas de la tercera edad y por ello les copiaré otra pagina que toca el tema especifico de las personas mayores de 65 años.

Esta pagina es un estudio muy serio y muy completo que hace referencia al problema desde un punto de vista clínico y ofrece soluciones medicas muy avanzadas. Voy a poner solo algunos párrafos para que nos sirvan de referencia y si alguno desea ahondar en tema les recomiendo visitar la pagina para lo cual les dejo el link.


http://www.elsevier.es/es-revista-psiquiatria-biologica-46-articulo-trastorno-bipolar-geriatrico-90155514

Resumen

Dado que los ancianos es el segmento de la población que crece más rápidamente, el número de ancianos con trastorno bipolar también va aumentando. El trastorno bipolar geriátrico es relativamente infrecuente, con una prevalencia-vida estimada de 0,5% a 1%, aunque aproximadamente del 4% al 17% de los pacientes ancianos en ámbitos psiquiátricos clínicos padecen un trastorno bipolar. LOs pacientes bipolares ancianos padecen una carga de problemas médicos desproporcionada. Dadas la naturaleza compleja de este trastorno, la comorbilidad, y las alteraciones conductuales, diversas intervenciones pueden estar indicadas, entre las cuales se incluyen farmacoterapia, terapia electro-convulsiva, psicoterapias, y modelos de cuidados integrados. Es necesaria mayor investigación para comprender mejor la epidemiología, fenomenología, y tratamiento del trastorno bipolar geriátrico.

Epidemiología

Los datos existentes sobre la prevalencia del trastorno bipolar geriátrico difieren en los distintos estudios, y ello es atribuible probablemente a la complejidad y heterogeneidad de la enfermedad bipolar, a las dificultades derivadas de la identificación de los casos, la clasificación de estos y la diversidad de contextos, así como a las metodologías de estudio. La Epidemiologic Catchment Area Survey (1988) indicó una tasa de prevalencia en 12 meses de un 0,1% para el trastorno bipolar en individuos de edad igual o superior a 65 años según los criterios del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, tercera edición (DSM-III)3. En los individuos de 65 años o más, Unutzer et al.4 describieron una tasa de prevalencia del 0,25%, mientras que para Hirschfeld et al.5 era del 0,5%. La tasa de prevalencia durante la vida más elevada (1%) ha sido la descrita por Kessler et al.6 en la National Comorbidity Survey Replication de EE.UU. en los individuos de edad igual o superior a 60 años según los criterios del DSM cuarta edición (DSM-IV). Parece, pues, que el trastorno bipolar geriátrico es relativamente infrecuente en la sociedad, con una tasa de prevalencia puntual del orden del 0,1 al 0,5%, y una tasa estimada de prevalencia a lo largo de la vida del orden del 0,5 al 1%. Fenomenología, evaluación y diagnóstico

En general, los pacientes con trastorno bipolar pueden tener formas de presentación clínica diversas, entre las que se encuentran las siguientes: manía bipolar i , hipomanía bipolar i , depresión bipolar i , estados mixtos bipolares, hipomanía bipolar ii , depresión bipolar ii , ciclotimia bipolar, trastorno bipolar no especificado y trastorno del estado de ánimo debido a trastorno médico general. Se ha descrito que el diagnóstico erróneo del trastorno bipolar es uno de los principales factores que pueden retrasar el tratamiento y la recuperación funcional5, 48.
La fenomenología del trastorno bipolar geriátrico no ha sido bien estudiada, y el diagnóstico basado en la forma de presentación clínica resulta difícil debido a la comorbilidad médica. Kessing49 señaló que, en comparación con una cohorte de pacientes jóvenes de edad igual o inferior a 50 años (n=867), los pacientes de 50 años o más (n=852) presentaron con más frecuencia episodios depresivos graves y síntomas psicóticos (32,0 frente a 17,0%), así como hipomanía (16,4 frente a 12,7%) o episodios maníacos sin psicosis (37,5 frente a 28,7%). En cambio, otros estudios no han mostrado diferencias de síntomas entre los pacientes de más de 60 años y los de menos de 40.

Tratamiento

Dada la naturaleza compleja del trastorno bipolar geriátrico, la comorbilidad y las alteraciones conductuales, puede ser necesaria una intervención con ingreso hospitalario con fines de estabilización, seguridad y estudio diagnóstico médico y psiquiátrico. Otras opciones son el tratamiento ambulatorio intensivo en un hospital de día y el seguimiento ambulatorio intensificado. Al igual que ocurre en los pacientes con trastorno bipolar de grupos de edad mixta, los tratamientos pueden diferir en función de la polaridad de la enfermedad, la gravedad de los síntomas y la fase del trastorno (tratamiento agudo frente a tratamiento de estabilización y frente a tratamiento de mantenimiento.

Áreas de interés para futuros estudios

Dado que los ancianos son el grupo de población con un crecimiento más rápido en la población de Estados Unidos, y teniendo en cuenta que el número de ancianos con trastorno bipolar está aumentando y que estos se ven afectados de manera desproporcionadamente alta por la complejidad de la enfermedad y por la comorbilidad, un mejor conocimiento de la fenomenología, la fisiopatología y el tratamiento del trastorno bipolar a una edad avanzada tiene una considerable importancia para la salud pública. Las áreas de especial interés para el estudio son las de la comorbilidad médica y la relación entre los factores contribuyentes comunes o solapados, y los enfoques terapéuticos específicos que pueden diferir de las recomendaciones de las guías actuales para el tratamiento del trastorno bipolar. Los pacientes geriátricos con trastorno bipolar suelen ser excluidos de los ensayos controlados y aleatorizados. Sin embargo, la simple extrapolación de los resultados obtenidos en poblaciones de adultos jóvenes con trastorno bipolar tomadas como una referencia estándar en la que basar la asistencia clínica puede conducir a suposiciones incorrectas respecto a las necesidades de tratamiento y la respuesta al mismo. Existe una urgente necesidad de estudios prospectivos centrados específicamente en los pacientes geriátricos con trastorno bipolar. Por último, un enfoque integrado de neurociencias, que incluya y evalúe múltiples dominios clínicos y neurobiológicos relevantes, como los subtipos clínicos, el estado cognitivo, las técnicas de neuro-imagen y la genética, puede ser útil para predecir la respuesta individual al tratamiento.

Les dejo además una breve guía de los síntomas para que observen a su familiar y si detectan algunos de estos comportamientos servirá para pedir una cita con el medico para que se le atienda lo mas pronto posible, recuerden que estos síntomas pueden ser apenas perceptibles y en otros casos muy evidentes.

Síntomas de las fases de manía en el trastorno bipolar

http://www.webconsultas.com/trastorno-bipolar/sintomas-de-las-fases-de-mania-3645

Durante las fases maníacas en el trastorno bipolar el paciente experimenta sentimientos de euforia excesivos y desproporcionados, y su actividad física también es exagerada. La manía es menos frecuente que la depresión y suele pasar más desapercibida, ya que las personas que sufren episodios de manía no siempre los consideran un problema mental y a menudo no los consultan con el médico, sobre todo si la manía se manifiesta sin que se haya producido un episodio depresivo previo. Los síntomas característicos de los episodios maníacos son:
Síntomas generales

Estado de ánimo alegre, que suele ser excesivo en relación con los acontecimientos.
Puede haber pacientes que se muestren sobre todo irritables.
Gran autoestima. Delirios de grandeza.

Síntomas somáticos


Trastornos del sueño: duermen poco, pero no se sienten cansados.

Trastornos del apetito: suelen comer mucho, pero también hay pacientes que no comen casi; en cualquier caso, no suelen engordar debido al aumento de la actividad física.

Trastornos sexuales: aumento del deseo y la actividad sexual, adoptando conductas que pueden suponer riesgos para su salud, como no tomar precauciones para evitar enfermedades de transmisión sexual.

Sensación de aumento de energía, por lo que se ven capaces de hacer esfuerzos que antes les parecían imposibles.

Alteraciones del comportamiento

Desprecio del riesgo y de las consecuencias de su conducta: así, los pacientes gastan mucho dinero, abandonan su trabajo, hacen regalos muy costosos e inadecuados, se meten en negocios arriesgados, se vuelven promiscuos sexualmente, abusan del alcohol...
Aspecto llamativo en lo referente a la estética, aunque en los casos más graves, con mucha hiperactividad, llegan a descuidar su aspecto físico.
Gran hiperactividad física: se implican en muchas actividades, lo que puede llevarles al agotamiento.
Hiperactividad mental: hablan muy rápido porque sus pensamientos discurren con gran celeridad; al pensar más rápido de lo que se puede hablar hay pensamientos que se pierden (fuga de ideas

Después de leer esta información entendemos que la bipolaridad en las personas mayores existe, es real y que muchas personas o no saben que su familiar lo tiene o se niegan a aceptarlo por miedo a no saber que hacer.

Es importante darle cara al problema y platicarlo con la persona ya que una vez detectado se puede controlar y ello ayudará a que tanto la persona como la familia aprendan a detectar y vivir con los constantes cambios de humor de nuestro familiar.
Tal vez encuentren que la persona se niegue a aceptar que tiene el problema y por ello será importante que acudan con un medico para que el como profesional le explique al adulto mayor cuales son los síntomas y como se pueden atender.

Espero que les sea útil este tema.








martes, 22 de marzo de 2016

La Discriminación en la Tercera Edad

El tema de la discriminación en la tercera edad ha tomado una gran relevancia en este siglo debido a la enorme cantidad de casos que han sido publicitados tanto en los periódicos como en las redes sociales tomando una gran importancia para la mayoría de los gobiernos de muchos países incluyendo a México.
Sin embargo me parece que el tema ha sido muy manoseado y no sirve de mucho para las personas comunes y corrientes como nosotros el escuchar algunos spots de television o radio donde se mencionan algunos casos o algunos conceptos aislados.
Me he dado a la tarea de buscar mas información que nos permita mirar de una forma mas detallada la gran cantidad de formas de discriminación a la que son sujetas las personas de la tercera edad tanto fuera de casa como dentro de la misma casa donde habitan, creo que les va a sorprender lo que vamos a descubrir a continuación.

Les voy a dejar un par de notas que nos ayudarán a comprender primero el gran problema que se tiene y la enorme población creciente de adultos mayores en nuestro país:

http://www.conapred.org.mx/index.php?contenido=noticias&id=5085&id_opcion=&op=447

Maltrato a personas adultas mayores, problema latente: Ricardo Bucio

Mujer adulta mayor llorando.
Por Ricardo Bucio.

Hace poco tiempo tuvimos noticia de la situación que se vivía en una casa de la colonia Condesa de la ciudad de México, en donde fue grabada la manera en que una mujer, adulta mayor, le pedía a su cuidadora que ya no la golpeara más. La historia se dio a conocer por una denuncia ciudadana de vecinos, quienes constantemente escuchaban gritos. Así se supo que la cuidadora amenazaba y ejercía maltrato contra la persona de la tercera edad. (http://www.eluniversal.com.mx/ciudad-metrópoli/2014/periodismo-de-investigacion-34no-me-pegues-mas-34-1010509.html).

Este caso llena de indignación y, al mismo tiempo, recuerda que no se trata de un hecho aislado sino de un comportamiento que se sigue repitiendo y afecta cada vez a más mujeres y hombres.

El abuso de las personas adultas mayores surge en el seno de una relación en la que hay una expectativa de confianza, y que causa daño o sufrimiento a una persona mayor. Esta definición subraya un hecho característico que lo diferencia de otro tipo de delitos: quien lo perpetra ocupa una posición de confianza en relación a la víctima. El abuso o maltrato puede tomar varias formas: físico, psicológico, emocional, sexual, financiero, o puede reflejar negligencia intencionada o no intencionada que vulnera la integridad física, psíquica, sexual y económica, el principio de autonomía, o algún derecho fundamental que sea percibido por la persona o constatable objetivamente, con independencia del medio donde ocurra (familiar, comunidad, instituciones, etcétera).

En 2010, el censo de INEGI registró a 10.1 millones de personas adultas mayores de 60 años y más, personas que corren el riesgo constante de sufrir consecuencias negativas por percepciones prejuzgadas. A su vez, datos de la Encuesta Nacional sobre Discriminación (Enadis, 2010) revelan que los principales problemas que tienen las personas adultas mayores son el acceso al trabajo, a la salud y el sufrir maltrato o discriminación. No obstante, para los hombres y mujeres de este sector de la población la percepción es distinta: mientras los hombres enfrentan dificultades económicas, para las mujeres lo que más les preocupa es el acceso a servicios médicos.

Se sabe que la población mundial, en 2025, de las personas de 60 años o más, será más del doble. Se estima que entre el 4% y el 6% de las personas mayores de todo el mundo han sufrido alguna forma de abuso y maltrato. El maltrato de las personas de edad puede llevar a graves lesiones físicas y tener consecuencias psicológicas a largo plazo.

Los malos tratos a las personas de edad se prevé que aumentarán dado que en muchos países el envejecimiento de la población es rápido. El maltrato de las personas mayores es un problema social mundial que afecta la salud y los derechos humanos de millones de personas mayores en todo el mundo: es un problema que merece la atención de la comunidad internacional.

En 2002, se creó la Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores, con la finalidad de garantizar el ejercicio de los derechos de las personas adultas mayores así como establecer las bases y disposiciones para su cumplimiento, mediante la regulación de la política pública nacional para la observancia de sus derechos.

Las personas adultas mayores merecen y necesitan ser vistos desde una perspectiva de derechos humanos, desde la perspectiva de que su inclusión no es una prerrogativa discrecional sino una obligación.

La lucha contra la discriminación requiere de todas las capacidades, de todos los recursos y de la voluntad y compromiso de quienes tienen la responsabilidad de diseñar y operar las políticas y programas públicos. El combate a la discriminación debe ser uno de los ejes principales de la política y la economía en nuestro país, que abarque de manera integral a la sociedad civil, al sector público y al privado.

El Programa Nacional por la Igualdad y la No Discriminación (Pronaind 2014-2018) cuenta con líneas estratégicas a favor de los derechos de las personas adultas mayores.

Tomemos conciencia y rechacemos tajantemente cualquier forma de maltrato hacia las personas adultas mayores.

*Presidente del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED)
@ricardobucio
Columna en http://www.wradio.com.mx


Como pueden ver existe una dependencia gubernamental que esta trabajando para cuidar los derechos de las personas de la tercera edad y cualquiera puede acudir a pedir informes o ayuda según sea el caso porque al final no están solos y hay quien les puede resolver sus problemas en caso de abuso.

Quiero dejarles una lista de los casos en los cuales las personas de la tercera edad pueden sentirse discriminados y que la ley tiene derecho a protegerlos.
En caso de que alguno de ustedes sienta que esta siendo discriminado aquí les dejo el link con el marco jurídico que se promulgo para la ley contra la discriminación que el gobierno decretó y con el cual todos podemos defendernos de cualquier situación tanto externa como interna a la que podríamos estar sujetos.


Discriminación en el Empleo como puede ser el despido por vejez, ofrecer un trabajo que exija un esfuerzo físico no adecuado para su edad, el uso de palabras para despreciar, insultar, denigrar, agredir, abusar del tiempo laboral autorizado, etc. 
Discriminación en la Policía, que no sea atendido por un policía por ser viejo, no atender su queja, no orientarle en un proceso, no actuar ante un delito, etc.
Discriminación en la Vivienda, que su casero lo corra por vejez, que sus vecinos lo insulten, agredan, sobajen, sojuzguen, que el casero no ofrezca los servicios básicos de la vivienda, etc.
Discriminación en la Educación, que le nieguen el servicio de educación por su edad, que no le permitan entrar a las instalaciones, que no le permitan el uso de los materiales, que las autoridades usen palabras denigrantes, agresivas o de burla.
Discriminación en la Justicia, que el juez le niegue la ayuda u orientación, que decline a favor de otra persona, que no se le informe de forma adecuada sus derechos, que se le denigre, etc.
Discriminación en los Servicios Sanitarios, se le niegue el uso de los servicio en oficinas públicas o privadas ante una situación extrema, que no estén debidamente aseados, que no se tenga servicio especial para discapacitados, que no se tengan los accesorios, que no se tenga la accesibilidad, etc.
Discriminación en los Bienes y Servicios, que se le niegue el agua, la luz, el drenaje, el alumbrado público, la recolección de basura, el servicio de limpieza, se le niegue la asesoría, la información, etc.
Actos racistas, que sea discriminado por su raza, color, complexión, enfermedad, discapacidad, que se usen palabras o acciones en contra de uno.
Discriminación en la Impartición de la Justicia, que se le niegue la justicia por ignorancia, por sordera, ceguera, discapacidad motriz, demencia senil o alguna otra.
Discriminación en los Medios de Comunicación, que sea atacado públicamente a través de cualquier medio.
Acoso laboral, que el jefe o los dueños lo amedrenten para que renuncie, que le sean negados sus derechos laborales por la edad, que sea agredido, insultado, amenazado, torturado psicológicamente, etc.
Discriminación en el hogar, que sea insultado, agredido, amenazado, torturado por algún familiar, que le sea negada su libertad, que se le oculte bienes y servicios, que se le niegue la comida, agua, que se lo corra del hogar, etc.-
Discriminación en el transporte público, que no se detenga el chofer del transporte, que no permita que suba, que no cedan el lugar especial para personas mayores, que se agredido, amenazado, golpeado, etc.
Discriminación en los servicios de salud, que le sea negado el servicio o la atención médica, que no se le permita el paso, que se le niegue un silla de ruedas, camilla o accesorios médicos, que no se le de consulta, que no se le entreguen medicamento gratuito, que se le niegue la información, etc.
Discriminación por creencias religiosas, que se le separe, retire, agreda o insulte por pertenecer a un grupo religioso determinado.
Como pueden observar hay una enorme lista de conceptos que pueden ser tomado como discriminación, sin embargo siento que la ley aún no contempla los casos específicos porque el tema es muy amplio y muy ambiguo, por ello es aun un asunto delicado de comprobar por lo que será necesario tener en cuenta que ante una demanda puede resultar frustrante no lograr ganar el caso.

Les dejo esta orientación en caso de que estén en este momento siendo sujetos a alguna discriminación, tal vez esto les pueda ayudar un poco.
Es la Ley Federal para prevenir y eliminar la discriminación en Mexico.











viernes, 18 de marzo de 2016

No dejemos que el adulto mayor engorde

No dejar que el adulto mayor engorde, una tarea familiar.

Por qué los adultos mayores engordan?
Si nos dedicamos a observar a un grupo de adultos mayores en un salón podremos notar que el 90% de ellos están gordos, es decir que tienen sobrepeso y en algunos casos obesidad mórbida lo cual hace que su vida se vea tan limitada en muchos aspectos que esto desencadenará sin remedio que sus enfermedades y dolencias se incrementen llegando a un punto que estas enfermedades y esta inmovilidad empezará a afectar a toda la familia.

Tal vez algunos de ustedes que están leyendo este tema pensarán; que tengo que hacer para evitar que mi madre o mi padre o mi abuela coman y no tengan actividad física?
Somos tan responsables como ellos mismos de que su peso no aumente ya que esto conlleva muchas enfermedades y dolencias que sin pensar nos van a afectar también a nosotros ya que tendremos que cuidar de ellos no solo en la salud, también en su enfermedad.

Una vejez sana es y será un beneficio también para la familia ya que al tener al adulto mayor en buenas condiciones permitirá que exista un buen ambiente en casa y por consiguiente una mejor relación de todos los integrantes con el familiar..

Les quiero dejar algunos datos de interés que he encontrado en la red y creo que estas cifras nos podrán abrir los ojos ante una realidad que cada día nos alcanza mas y mas y que no sabemos como manejar, la obesidad en el tercera edad se puede volver un problema de salud pública por el gasto que se tendrá que erogar del presupuesto nacional para poder atender a todas las personas mayores de 60 años.

Causas del sobrepeso y la obesidad.

El estilo de vida sedentario, la ingesta excesiva de nutrientes con elevada concentración energética (comida rápida, bebidas azucaradas, etc.), contribuyen al incremento de la obesidad. A pesar de que la génesis de la obesidad está condicionada por unos hábitos alimentarios y estilos de vida inadecuados, también puede deberse a alteraciones metabólicas y trastornos neuroendocrinos, factores sociológicos, componentes genéticos hereditarios e incluso a la interacción entre estos factores. Por ello, el ejercicio físico regular, la promoción de hábitos saludables y dieta equilibrada son algunas de las medidas más eficaces para la prevención del sobrepeso y obesidad.

Podemos diferenciar los distintos tipos de obesidad en el hombre y la mujer, en función de la manifestación y distribución de la grasa corporal:
  • a.1) Obesidad abdominal, central o superior (androide). Este tipo de obesidad suele aparecer en el varón y debido a la forma que adopta el cuerpo, también se conoce como “tipo manzana”. La masa grasa se acumula en la región cervical, tronco y abdomen superior. Esta obesidad se encuentra asociada a un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.
  • a.2) Obesidad glúteo-femoral o periférica (ginoide). Este tipo de obesidad es más frecuente en las mujeres y debido a la forma que adopta el cuerpo, también es conocidacomo “tipo pera”. La masa grasa se produce y acumula en las caderas, la región glútea y los muslos. Esta obesidad se asociada a trastornos venosos periféricos (varices).
  • a.3) Obesidad de distribución homogénea. No existe un predominio de grasa en ninguna zona del cuerpo, sino que ésta aparece de forma generalizada en el organismo.
A nivel mundial, Estados Unidos es el país con mayor prevalencia de obesidad, ya que un 66% de la población norteamericana presenta sobrepeso y aproximadamente un 32% sufre obesidad. Cabe resaltar que esta prevalencia es mayor en mujeres y en etnias negras e hispanas.

La obesidad es un problema de desequilibrio de nutrientes, de manera que se almacenan más alimentos en forma de grasa de los que se utilizan para satisfacer las necesidades energéticas y metabólicas. ¿Ingieren más energía en forma de alimentos las personas obesas que las delgadas?
Los ancianos obesos del presente estudio tuvieron una ingestión de energía y su correspondiente adecuación significativamente inferior que la de los grupos nutricionales restantes.

http://bvs.sld.cu/revistas/gme/pub/vol.3.(2)_01/p1.html


Ahora bien, la mayoría de los adultos tienden a desarrollar sobrepeso y almacenar grasa con el paso del tiempo, principalmente porque la vida sedentaria (falta de ejercicio) se hace más común y no hay forma de eliminar los excesos acumulados. Es así que no resulta raro que en las personas de más de 65 años el IMC se encuentre entre 24 y 29, que aunque bajo ya es de riesgo para la salud.
Sin embargo, resulta muy importante tener en cuenta cuando haya que valorar los efectos adversos que se deben considerar tanto la magnitud como la distribución de la grasa. Así, la obesidad con un IMC por encima de 30, con una distribución de la grasa en estómago y cuerpo (se reconoce como androide) puede favorecer diabetes, exceso de colesterol, gota, hipertensión y padecimientos del corazón, más comunes en el hombre; pero cuando la distribución es genecoide (en glúteos, muslos y piernas), lo cual sucede en las mujeres con mayor frecuencia, no ocasiona tantos problemas, pero repercute desfavorablemente tanto sobre articulaciones como en columna vertebral, rodillas y tobillos.

Riesgos en ellas

Una de las principales causas por las que la mujer madura sube de peso es la disminución en la generación de hormonas sexuales a partir de la menopausia (última menstruación), ya que ello altera el mecanismo encargado de regular la distribución del tejido adiposo y la proporción entre músculos y grasa. A ello hay que agregar que al organismo le es mucho más difícil metabolizar lípidos y lipoproteínas como lo hacía antes, es decir, la asimilación, aprovechamiento y eliminación de grasas, lo que ocasiona sobrepeso.
Como se indicó en párrafos anteriores, los riesgos de problemas se centran en el aparato óseo de la mujer, pero también se ven afectados otros, siendo los más importantes:
  • Artrosis. Enfermedad degenerativa caracterizada por desgaste o destrucción del cartílago y la deformación de la superficie del hueso de una o más articulaciones. En general, envejecimiento y sobrecarga hacen que el cartílago se desgaste, de modo que la articulación pierda su sistema de amortiguación natural y los huesos sufran pequeñas deformidades que se manifiestan a través de dolor y movimiento limitado; afecta sobre todo a las articulaciones que soportan peso o que tienen exceso de movimiento, como caderas (concretamente en ingle y región interna del muslo), rodillas (en su parte interna) o pies.
  • Osteoporosis. Enfermedad del esqueleto que se caracteriza por disminución de densidad mineral ósea (calcio y colágeno) debido a desequilibrio en el ciclo de reconstrucción de huesos (se forma menor cantidad de tejido óseo del que se destruye), lo cual ocasiona que los huesos se vuelvan porosos, delgados y frágiles, en consecuencia, susceptibles a fracturarse ante el más mínimo esfuerzo o sin él. Este trastorno es muy frecuente en la edad avanzada, y suele afectar mayoritariamente a mujeres menopáusicas por falta de estrógenos, hormonas que el organismo deja de producir cuando se presenta la última menstruación.

¿Y ellos?

Los hombres de la tercera edad suelen incrementar afecciones en el corazón a partir de la acumulación de grasas, de ahí que podamos hablar de problemas como colesterol elevado, compuesto graso que obtiene nuestro cuerpo a partir de dos vertientes: uno, de la alimentación y el otro, el que elabora el propio organismo.
El colesterol se requiere para desarrollar muchas funciones, como producir hormonas, ayudar en la formación de bilis y vitamina D, y mantener la estructura celular del organismo. Sin embargo, cuando se elevan las concentraciones del compuesto en la sangre se originan problemas de salud, siendo el principal:
  • Aterosclerosis. El colesterol suele acumularse en las paredes de las arterias, el cual se suma a residuos de células musculares y sanguíneas y calcio, provocando una placa que se llama ateroma, que de alcanzar un tamaño que dificulte el paso de la sangre produce este padecimiento, el cual se presenta usualmente en las arterias coronarias (las que llevan sangre al músculo del corazón), en la aorta (la más grande del cuerpo), y en las del cerebro y extremidades, sobre todo muslos y piernas. Cuando la placa ateromatosa tapa parcial o completamente las arterias, provoca disminución o ausencia total del flujo de la sangre, lo cual ocasiona que los órganos no reciban suficiente oxígeno para poder trabajar o no lo tengan en absoluto (oclusión completa), produciéndose la muerte de las células. Esto último es lo que se llama infarto y, como se sabe, puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo en donde la sangre deje de circular. Es así que se producen infartos en corazón, cerebro, ojos, intestinos y piernas.
Por otra parte, es de destacar que existen otros padecimientos que son comunes a hombres y mujeres por causa del sobrepeso, entre los que debemos mencionar:
  • Gota. Como parte del proceso de renovación diaria de las células que lo conforman, nuestro organismo desecha diariamente un compuesto llamado ácido úrico, que de manera natural se elimina por la orina, pero cuando esto no sucede se acumula en la sangre y se deposita poco a poco en las articulaciones, en forma de cristales, provocando inflamación y dolor muy intenso. Entre las causas por las que el ácido úrico no es eliminado correctamente se pueden mencionar obesidad y diabetes, enfermedades que provocan mal funcionamiento de los riñones, lo que genera la acumulación y determina la aparición de cálculos (piedras formadas por sales y minerales no desechados).
  • Hipertensión. La presión alta afecta a un tercio de las personas que superan los 60 años; este mal radica en que las vías sanguíneas más pequeñas se angostan, o bien, las arterias pierden su elasticidad, lo que obliga al corazón a bombear con más fuerza para abastecer de sangre a todos los órganos. Una de las principales causas es la acumulación de grasa en los vasos sanguíneos, situaciones constantes de estrés y angustia, padecimientos del riñón y diabetes, hábitos de vida sedentarios (con muy poco ejercicio físico), consumo excesivo de sal, tabaco y alcohol.
  • Diabetes mellitus. La diabetes es un síndrome caracterizado por la acumulación excesiva de glucosa en la sangre, debido a un deterioro absoluto o parcial de la secreción y acción de la hormona insulina, producida por el páncreas y encargada de mantener los niveles de azúcar normales. Si no se controla puede traer complicaciones como ceguera, daños renales y vasculares, así como amputaciones de piernas.
Existen dos tipos: el primero se desarrolla en personas en las que la producción de insulina es escasa o nula. La mayoría de los pacientes con esta afección la desarrollan antes de los 30 años de edad.
En cambio, la tipo 2 o mellitus se presenta cuando el páncreas continua produciendo insulina, pero el organismo desarrolla resistencia a sus efectos. Generalmente, este tipo de diabetes aparece después de los 30 años.
  • Cáncer. De manera muy sencilla, este padecimiento puede explicarse como falla en el mecanismo que regula el desarrollo de las células que se encuentran a lo largo de nuestro cuerpo, hecho que de presentarse provoca que algunas de éstas crezcan sin control alterando su estructura genética, siendo de esta forma las más propensas a desarrollar cáncer. Uno de los factores que pueden acelerar el proceso es la acumulación de grasa en el cuerpo, así como compuestos contaminantes, virus y radiación ultravioleta de los rayos solares.
  • http://www.saludymedicinas.com.mx/centros-de-salud/obesidad/articulos/peligros-del-sobrepeso-en-la-tercera-edad.html

Consejos para una nutrición adecuada en la tercera edad

Estos son algunos consejos de cara a que la alimentación en esta etapa tardía de la vida sea la adecuada y se cubran las necesidades nutricionales de una persona mayor de 65 años:
  • Hacer una lista de la compra con los alimentos que se van a comer en la semana.
  • Las comidas deben ser ligeras, sencillas y de fácil preparación.
  • Los alimentos deben tener una presencia agradable a la vista para que inciten a comer.
  • Fraccionar las comidas en cuatro o cinco veces al día, y no prescindir nunca del desayuno.
  • Es aconsejable beber líquidos entre comidas (zumos, batidos...), y suficiente agua para mantenerse hidratado, especialmente en épocas de calor.
  • Los alimentos deben ser fáciles de masticar y deglutir.
  • Es aconsejable no abusar del consumo de café y bebidas excitantes, al igual que de licores y bebidas azucaradas.
  • Aumentar el consumo de alimentos que contengan fibra (legumbres, verduras, hortalizas, etcétera), y alimentos integrales.
  • El ambiente a la hora de comer deberá ser relajado y armonioso. Se puede invitar a alguien a comer de vez en cuando para hacerlo más agradable.
  • No abusar de la sal ni el azúcar. Para evitar que las comidas resulten insípidas, se pueden añadir especias como romero, pimienta, tomillo, orégano... También se pueden emplear edulcorantes artificiales para preparar dulces y postres caseros, porque con la edad se incrementa la intolerancia a la glucosa y hay que restringir el azúcar.
  • Escoger alimentos con un aporte calórico algo menor porque la actividad física es más reducida.
  • Cocinar con aceite de oliva preferentemente y, en vez de freír los alimentos, prepararlos mejor al vapor o al horno. Un exceso de grasas puede elevar los niveles de colesterol y provocar sobrepeso u obesidad.
  • Es importante tomar leche y productos lácteos, como yogures o queso, para cubrir las necesidades de calcio.
  • Hay que mantener en todo lo posible los gustos y hábitos personales para evitar caer en la inapetencia
  • http://www.webconsultas.com/dieta-y-nutricion/alimentacion-en-las-etapas-de-la-vida/consejos-nutricion-tercera-edad-2919
Como familia es nuestra responsabilidad ayudar a nuestros adultos mayores a no engordar y eso inicia desde la forma de elaborar la lista del supermercado, cuidando los productos que escojamos y tomando conciencia que cualquier cosa que llevemos a casa, seguramente nuestro familiar intentará comer como lo hacemos nosotros.

En un siguiente blog tocaremos el tema del ejercicio en la tercera edad que será la continuación del tema de la obesidad en la tercera edad que hemos mencionado en esta.



miércoles, 16 de marzo de 2016

Una vejez feliz, algunas recomendaciones para quien tenga un adulto mayor en casa.

Una vejez feliz, algunas recomendaciones para quién tenga un adulto mayor en casa.


Siguiendo con nuestro blog, ahora me gustaría tocar este tema porque no dudo que muchos de ustedes tienen a un adulto mayor en casa o muy cerca de la familia y a veces no sabemos que hacer con ellos para que se sientan mas felices y creemos que con solo pasar a verlos o preguntarles como se sienten por 5 minutos ya cumplimos nuestra responsabilidad de cuidarlos.
Tener a un adulto mayor en casa tiene mucha mas responsabilidad de la que a veces imaginamos ya que por lo general nos gana la ignorancia o la falta de información y reaccionamos de una manera muy elemental al tratar a nuestros adultos mayores.
Hace unos días estando en un centro comercial vi como una hija regañaba de forma por demás grosera y violenta a su papá porque el señor quería caminar sin ayuda de nadie y se notaba a leguas que sus piernas ya no respondían con la misma destreza que hace algunos años.
Al mismo tiempo note en la hija un estado de molestia y desesperación hacia su padre y pensé; esta mujer esta a punto de explotar ya que debe llevar muchos años cuidando a su padre y la relación se ha tornado muy difícil.
Mi reflexión de ese momento fue; que voy hacer cuando llegue a esa edad y mis hijos se desesperen conmigo, me asustó la idea y comencé a buscar información para evitar que ese dia llegue.

Me voy a tomar la libertad de transcribir una nota que encontré en la red donde habla sobre algunas recomendaciones para ayudar a los adultos mayores a ser mas felices, es texto es muy largo y solo voy a tratar de transcribir los párrafos mas relevantes, dejaré el link por si alguien desea leer el texto completo, ojalá les sirva.



UNA VEJEZ EMOCIONALMENTE INTELIGENTE: RETOS Y DESAFÍOS


Nelky Urrutia Amable 
Carolina Villarraga García
nelkyua@yahoo.com.mx
http://www.eumed.net/rev/cccss/07/uavg.htm
ENVEJECIMIENTO MUNDIAL: UN RETO DEL SIGLO XXI
Los cambios en el desarrollo cognoscitivo y emocional a lo largo de toda la vida expresan la diversidad del carácter individual de lo psíquico y el envejecimiento no escapa a esta condición. Cada persona como protagonista de su historia de vida, dispone de recursos con los cuales auto dirige y participa en su propio desarrollo; pero el envejecimiento es también una creación y un fenómeno sociocultural, la determinación social atraviesa lo individualidad donde es reelaborada al tomar un sentido personal, convirtiéndose entonces en factor de desarrollo.La llamada “Tercera Edad” conocida también con los términos de vejez, adultez mayor o tardía, ha sido poco estudiada por los teóricos del desarrollo y como tendencia se presenta como etapa de involución, determinada por pérdidas o trastornos de los sistemas sensorio-motrices y no como una auténtica etapa del desarrollo humano.Este período etéreo se ubica alrededor de los 60 años, asociado al evento de la jubilación laboral; y ya hoy comienza a hablarse de una llamada cuarta edad para referirse a las personas que pasan de los 80 años. Por ello aparecen expresiones acerca de los “viejos jóvenes” o “adultos mayores de las primeras décadas”, y de los “viejos viejos” o “ancianos añosos” para marcar diferencias entre ambos grupos. En el presente artículo se abordará como una sola etapa: la del adulto mayor, los ancianos o la Tercera Edad.

PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS PSICOLÓGICAS DE LA TERCERA EDAD
Sobre la vejez se han elaborado muchas leyendas, así como una diversidad de interesantes aforismos que tratan de definirla. Uno de los líderes del protestantismo, Martín Lutero, sentenció sobriamente: “La vejez es la muerte en vida”, lo que estaba en el espíritu de la época y los contemporáneos compartían. Hoy son más populares los axiomas al estilo del ligero humor francés, como el que pertenece a André Maurois: “La vejez es una mala costumbre para la que las personas activas no tienen tiempo” (Whitman, 1976). Entre estos dos puntos de vista extremos se ubican múltiples opiniones, cada una de las cuales tiene su aspecto razonable, su justificación empírica, su sentido e importancia.Desde un punto de vista psicológico, en la Tercera Edad se aprecian cambios en las distintas esferas de la personalidad del anciano que la distinguen de otras etapas del desarrollo.Sin la intención de abarcar todas las aristas de esta etapa de la vida, ni pretender agotar las posibles condiciones que la caracterizan, señalemos algunos elementos que permitan comprender cuáles recursos se demandan en función de los retos a enfrentar en este período

DECLIVE Y DETERIORO COGNITIVO: INFLUENCIAS EN EL PROCESO DE ENVEJECIMIENTO
Al estudiar el clásico patrón de envejecimiento se hace referencia a un declive del funcionamiento cognitivo. Aunque la variabilidad interindividual es notable, existen sujetos que no sufren ningún declive, mientras que otros muestran más amplios y extensos decrementos en su funcionamiento intelectual.La hipótesis central de Cattell y Horn (1982) es que en el proceso de envejecimiento la inteligencia cristalizada, ligada a la acumulación de experiencias, puede notar un incremento o por lo menos se mantendría, mientras que la inteligencia fluida tiende a declinar con el paso de los años, ya que la misma depende de la capacidad de evolucionar y adaptarse rápida y eficazmente a las situaciones nuevas. De este modo se explica que la memoria (por lo menos la de largo plazo) y el conocimiento experiencial se convierten en los principales recursos cognitivos a que apelan las personas a medida que envejecen para afrontar tareas que involucren sus capacidades intelectuales.



MUNDO AFECTIVO-EMOCIONAL: PÉRDIDAS Y GANANCIAS
La vida afectiva del adulto mayor se caracteriza por un aumento de las pérdidas, entendiéndolas como vivencias por las cuales siente que ya no tiene algo que es significativo para él a nivel real y subjetivo. Como parte de las mismas se refieren la pérdida de la autonomía (valerse por sí mismo, hacer lo que desea) y las pérdidas referidas a la jubilación, muerte del cónyuge y de seres queridos, las cuales afectan a todos los ámbitos e implican para el adulto mayor un proceso de elaboración de duelo.Otro aspecto de suma preocupación en esta etapa de la vida y que constituye a su vez, una de sus principales neo formaciones, es la representación de la muerte como evento próximo, la cual también debe tenerse en cuenta desde una concepción del desarrollo humano, ya que el adulto mayor comienza a pensar en la inminencia de su propia muerte, siendo presa de un miedo terrible con tan sólo pensar en lo “poco que le queda de vida” y no en lo que puede hacer día a día para vivir de una mejor manera.

La jubilación también constituye un tema preocupante en este período etéreo, ya que muchas mujeres y hombres llegan a la edad establecida para la jubilación sintiéndose aún a plenitud para seguir desarrollándose dentro del ámbito laboral. Frecuentemente se encuentran personas de edad avanzada que están plenamente en forma, totalmente vigentes, lúcidas, llenas de iniciativas y planes de trabajo. A pesar de que ellos se aprecian bien a sí mismos, la sociedad les dice por medio de la jubilación o de otras señales, que ya deben dejar el puesto a gente más joven y nueva, y que deben retirarse. Este sentimiento en la mayoría de las ocasiones le trasfiere al anciano una gran frustración que muchas veces suele acompañarlo en su diario vivir, entorpeciendo su eficiente desenvolvimiento posterior a la jubilación.

LA PERSONALIDAD DEL ADULTO MAYOR
El estudio de la personalidad del anciano se ha concentrado tradicionalmente, en la cuestión acerca de ¿Cómo afecta el envejecimiento a la personalidad? o ¿Cómo afecta la personalidad al envejecimiento? Para dar solución a estas preguntas se han propuesto diversas teorías y conceptos que revelan el comportamiento del individuo.La literatura refiere algunas tipologías de personalidad para el anciano. Un ejemplo de ellas es la ofrecida por el Kansas City Study of Adult Life (1998) en los Estados Unidos que las agrupa en 4 tipos fundamentales de personalidad: • las “personalidades integradas” donde se encuentran los reorganizadores.• las “personalidades acorazadas-defensivas” donde se encuentran los de pautas resistentes.• las “personalidades pasivo-dependiente” donde se encuentran los buscadores de socorro y los apáticos.• y las “personalidades desintegradas”



DE LA INTELIGENCIA ACADÉMICA A LA INTELIGENCIA EMOCIONAL
Todas las personas añoran una vida digna donde las expectativas se cumplan y para eso se trabaja y se esfuerza, pero ¿Cómo saber qué conductas conducirán a este logro? Muchos investigadores se han preocupado por dar respuesta a esta interrogante. La inteligencia ha sido la explicación más utilizada, sin embargo no es tan sencillo definirla, de hecho, aún no se cuenta con un concepto acabado de lo que significa ser una persona inteligente.

LA INTELIGENCIA EMOCIONAL EN EL ADULTO MAYOR
Son todavía pocos los estudios sobre las características del desarrollo emocional en las personas mayores. En las investigaciones sobre los cambios en la emoción y motivación de las personas con el paso de los años, se ha analizado la intensidad de la experiencia emocional con resultados contradictorios. Existen investigaciones que apoyan la idea de una menor activación del sistema nervioso aunque algunos estudios argumentan lo contrario debido a un decremento en la eficiencia de los mecanismos homeostáticos de restauración del equilibrio (Fernández-Ballesteros, 1999). Por lo que se refiere a la capacidad de expresar las emociones, las personas mayores no diferirían de las más jóvenes.El desarrollo emocional del adulto mayor adquiere una significación especial que se enraíza en un manejo factible de las emociones y en la capacidad de expresarlas en toda su magnitud de una forma muy particular e irrepetible, de ahí que resulte muy importante comprender cómo se manifiesta y expresa la inteligencia emocional en esta etapa de la vida.Apreciando de cerca las pérdidas que va vivenciando el anciano, además de las preocupaciones con las que convive en su cotidiano de vida, se hace necesario disponer de un conjunto de capacidades en la esfera emocional, en aras de enfrentar satisfactoriamente un arsenal de situaciones personales y sociales. Y entonces la educación emocional se impone.Para llevar a cabo esta tarea satisfactoriamente es necesario esclarecer en qué consistiría el éxito de la misma y hacer eco en las visiones más saludables, lo que se propone es que la meta en esta etapa de la vida sea lograr que sea como otras, una etapa de crecimiento personal.Un recorrido por las distintas dimensiones de la inteligencia emocional sugiere un conjunto de capacidades emocionales que resultan pertinentes y necesarias para una ancianidad que le apueste a la felicidad.

RECONOCER EL ENVEJECIMIENTO. ACEPTAR LA VEJEZ
La vejez hay que aceptarla y disfrutarla como cualquier otra etapa del desarrollo humano. No se trata de negar la llegada de la ancianidad y pretender seguir funcionando con esquemas que resultaron útiles en etapas anteriores, ni tampoco de esperarla como una tragedia ante la cual no hay nada que hacer.


LA DESEADA AUTORREGULACIÓN
A veces lo que más se desea en la vida es poder controlar nuestras emociones negativas como la tristeza, la ira, el miedo, etc. Sin embargo, es interesante plantearse si la adultez mayor se caracteriza por el desbordamiento afectivo, o por el contrario, por el adecuado equilibrio de las vivencias emocionales.Una de las tareas centrales del anciano es cuidar de su salud y una condición para ello es el adecuado manejo de las situaciones conflictivas con las cuales suele tropezar. No se trata de “reprimir el sentimiento” o “dejar de sentir”, sino ser capaces de reorientar las emociones negativas de forma tal que logren expresarse con el menor daño posible.

MANTENER LAS RIENDAS DE LA PROPIA VIDA
Desde una perspectiva cognitivo-motivacional, los investigadores consideran las metas y los proyectos personales como unidades mediadoras que proporcionan información no sólo de lo que la persona “es o tiene”, sino también de lo que “hace y espera lograr” (Ctsikszentmihalyi, 2005). De esta forma, todo lo que la persona desea alcanzar, y la actividad que realiza para lograrlo, se convierten en el punto de partida para la comprensión del bienestar subjetivo. Es por ello que la felicidad va a depender de la distancia que la persona sienta con respecto a sus metas, de donde se desprende que el logro de las metas se vincula a distintos grados de satisfacción.
Si el anciano es consciente de que aún le queda camino por recorrer resultará más fácil elaborar proyectos que impriman sentido a su vida. La capacidad de establecerse metas no debe disminuir con la edad, sino todo lo contrario. La utilización emocionalmente inteligente de la experiencia acumulada puede aportar el optimismo necesario para proyectarse al futuro desde la perspectiva del éxito y disfrutar el trayecto hacia la consecución de objetivos reales para esta etapa, lo cual constituye la verdadera esencia del bienestar subjetivo.



NECESIDAD Y VENTAJAS DE LA EMPATÍA
“...es la empatía hacia las posibles víctimas, el hecho de compartir la angustia de quienes sufren, de quienes están en peligro o de quienes se hallan desvalidos, lo que impulsa a ayudarlas”, así refiere Martín Hoffman, uno de los principales investigadores de la empatía donde se asientan las raíces de la moral (Goleman, 1995).La habilidad empática se erige sobre la base del autoconocimiento, es por ello que en la medida en que se comprende mejor los propios sentimientos, se comprenden mejor los ajenos; pero el reconocer los sentimientos de las demás personas no puede estar sujeto a que se hayan vivido, es decir, no es la convalidación con la experiencia personal lo que los hace válidos, sino el hecho de sintonizar con el sentimiento ajeno en función de una situación y una historia de vida.


El reto será por tanto, aprender a sintonizar emocionalmente con el otro y no enjuiciar su estado de ánimo, así como aprender a ser flexible ante la diversidad sin atrincherarse en las posiciones propias. Es por eso que la inteligencia emocional le brinda apoyo al anciano a través de la empatía como la capacidad emocional que le permite ser más sensible y sintonizar con el sentimiento ajeno, aceptarlo como legítimo y ver el contacto con los otros como una oportunidad para el aprendizaje y el intercambio.



LAS INDISPENSABLES RELACIONES CON LOS DEMÁS: UN ANTÍDOTO PARA LA SOLEDAD


Es cierto que convivir es a veces muy difícil, pero al ser inevitable, lo más inteligente sería tratar de que sea lo más agradable posible. Así como cualquier otra persona, el anciano también se ve expuesto a convivir en familia, relacionarse con sus familiares, amigos, vecinos y demás personas que va conociendo en el día a día. Es por esto que la persona de avanzada edad puede también funcionar como un experto de las relaciones interpersonales, siempre y cuando utilice esa condición de manera emocionalmente inteligente, es decir, desplegando la capacidad de lidiar efectivamente con los otros teniendo en cuenta sus sentimientos y controlando los propios.Quién mejor que un anciano para conocer la gama de emociones humanas y las consecuencias negativas de los desbordamientos afectivos; para saber de la alegría, del entusiasmo de una ilusión, del dolor de una pérdida, del sabor amargo del arrepentimiento y de la rabia por dejar pasar una oportunidad. En su condición de “persona de más edad”, él tiene la intención de trasmitir su experiencia con el propósito de ayudar, apoyar, evitar fracasos, recomendar lo más beneficioso y en muchas ocasiones aliviar el dolor. Para que su experiencia y buenas intenciones den el resultado deseado debe ser persuasivo, no invasivo, sugerir en lugar de ordenar y tender puentes en cambio de levantar barreras.El manejo inteligente de las relaciones interpersonales garantizaría al senescente el desempeño exitoso de una serie de tareas pertinentes de la edad, como mantener su papel de guía familiar, ser consultor de los más jóvenes y servir de mediador en conflictos familiares alentando el desarrollo de una armonía familiar sobre la base de la comprensión mutua, entre otras.




Después de leer este resumen del texto completo de estas dos investigadoras concluyo que la investigación sobre los adultos mayores en la parte psicológica y emocional aun esta en pañales y falta mucho por descubrir, mientras estamos comportándonos con nuestros familiares de una forma muy básica y tal vez nuestras reacciones son, como lo mencioné al principio de este blog, muy primitivas debido a la ignorancia y la falta de información para tratar a los adultos.
Seguiré buscando mas información que nos ayude a comprender mejor este estado y que nos permita tratar mejor a nuestros viejitos.